Testimonio: Mi propia vivencia

N.R. El presente testimonio de Leonor Churquina, es un aporte importante para la recuperación de la memoria, del funesto golpe militar de 1980. Este mismo documento, es una especie de homenaje a Juan Churquina, hermano de la compañera Leonor, fallecido recientemente en Bolivia. Juan llegó como cientos de los compatriotas, a estas tierras exiliado por la dictadura garciamecista. Retornó en 1982 al país, una vez recuperada la democracia boliviana, con la asunción a la presidencia del candidato ganador de las elecciones de julio de 1979: Hernán Siles Zuazo. Juan Churquina, hombre de solidos principios, desde muy joven se enroló en movimientos políticos contra la oligarquía y el neoliberalismo propiciados por los partidos tradicionales de derecha. Murió, convencido de haber aportado con su presencia y esfuerzo, en el nuevo compromiso que asumen hoy los jóvenes con su pueblo. Honor y homenaje a Juan Churquina!



POR LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA DE LOS DÍAS NEGROS EN BOLIVIA

MI PROPIA VIVENCIA

El jueves 17 de julio de 1980

No debemos olvidar la parte oscura de nuestra historia, por esto quiero traer a mi memoria mi propia vivencia de ese entonces. Lo que puedo recordar que el 1 de noviembre el día de Todos Santos de 1979 por la mañana yo estaba viajando rumbo a la ciudad de Oruro y se escucha por la radio en el bus sobre el golpe de estado del Coronel Alberto Natusch Busch, deponiendo al gobierno transitorio de Walter Guevara Arze.

El 16 de noviembre de 1979 Lidia Gueiller quien era Presidenta de la cámara de diputados, fue elegida como Presidenta interina de Bolivia, fue muy emocionante porque por primera vez teníamos un mujer como Presidenta de nuestro país. Del parlamento salimos junto a ella a dar vueltas por la plaza Murillo por el júbilo que sentíamos. Lidia Gueiller tenía la mejor predisposición para llevar a las urnas la elección de un nuevo Presidente y convocó a elecciones para el 30 de enero de 1980.

El 22 de marzo de 1980 los paramilitares torturaron brutalmente y asesinaron al sacerdote jesuita Luis Espinal, quien era periodista y el fundador del semanario Aquí, era un luchador por los derechos humanos, denunciaba los casos de corrupción , era muy apasionado por el cine, también fue él que advirtió del golpe de Estado de Garcia Meza, por eso lo acallaron. Su asesinato fue muy sentido por la población boliviana, su entierro fue el 24 de marzo, un personaje inolvidable que siempre vivirá en la historia de nuestro país.

El 7 de junio de 1980 el Coronel Jorge Estrada del Regimiento de escolta presidencial ” Waldo Ballivián ” en estado de ebriedad intentó asesinar a Lidia Gueiller en la residencia presidencial, fue uno de los edecanes de la presidenta logró desarmar al militar agresor.

Ese entonces yo trabajaba en el Ministerio de Urbanismo y Vivienda, al mismo tiempo era estudiante del 2do año de la facultad de Economía de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) en la ciudad de La Paz. También militante activa del partido comunista de Bolivia (Marxista Leninista) (PCB) (ML) liderado por Oscar Zamora Medinaceli que cambien era el fundador del partido Frente Revolucionario de Izquierda (FRI) a la vez presidente del partido y vicepresidenta Lidia Gueiller .

El jueves 17 de julio de 1980 me hallaba en mi trabajo en el Ministerio de vivienda nerviosa porque ya se escucho las noticias que decían sobre la sublevación militar en Trinidad, el coronel Francisco Monroy que exige la renuncia de la Presidenta Gueiller. El jefe de mi partido y otros camaradas se hallaban en el Parlamento a hs 10:00 de la mañana Gueiler convoca a una reunión en el Parlamento y paralelamente hay una reunión del Comité Nacional de Defensa de la democracia (CONADE) en la Central Obrera Boliviana (COB).

Yo a las 11.40 me quiero acercar a dicha reunión, hay mucho trajín de gente nerviosa que corre, luego llegan ambulancias con gente armada que salen con metralletas, me entro al Banco que estaba al lado de la COB el portero cierra la puerta con llave por dentro, desde allí escuchábamos tiros, vimos que subían a gente a camiones militares, de pronto los transeúntes corrían de miedo de un lado a otro, me reuní con otros camaradas y quedamos de vernos después del trabajo, mientras tanto a hs 13.30 Luis García Meza que era primo de Lidia Gueiller encabezaba un nuevo golpe de Estado, obligando a la presidenta a renunciar. En la noche nos juntamos algunos camaradas en casa de un amigo, luego salimos pero era una balacera aparecimos en Sopocachi alto, no podíamos retornar a nuestras casas, al día siguiente fuimos a ver la COB estábamos sentados, de pronto aparecieron tanques y carros militares, creíamos que nos irían a disparar nos tendimos en el suelo.

Posteriormente nos enteramos que lo torturaron y mataron a Marcelo Quiroga Santa Cruz y lo hicieron desaparecer su cuerpo, un brillante político. Es importante que los jóvenes se interesen por conocer las diferentes etapas de los golpes de Estado perpetrados por militares en nuestro país, que causan tragedias en la vida de los bolivianos, por estos antecedentes miles de bolivianos vivimos fuera del país, si ahora hay democracia y ha sido mi elección quedarme en Suecia, pero no deja de ser desgarrador, no estar junto a la familia que hemos dejado.

Ayer ( 15 julio ) falleció en Bolivia mi hermano Juan, un luchador incansable, de principios firmes, la herencia que dejó a la familia es la lucha constante sin claudicar, sin ser corrupto, amigo de la solidaridad con todos los pueblos que necesitan de nuestro apoyo, no pude despedirme, la forma de seguir de pie, es seguir su ejemplo, hasta pronto querido hermano.

Leonor Churquina reside en Malmö,Suecia
es autora del libro: ‘Bolivianos en Suecia’ Memorias de la Federación Nacional de Organizaciones Bolivianas en Suecia